Crímenes verdaderos | El Diario de la República

Alejandro Hartmann tiene mucho que decir. Al menos, eso es lo que dice la entrevista que le concedió a Cooltura antes del próximo estreno del documental que dirigió, El fotógrafo y el cartero: El crimen de las cabezas. Responde rápidamente pero con múltiples conceptos a la vez, un poco confusos como la trama detrás del crimen del fotoperiodista en 1997, que describe en poco menos de dos horas en su segunda producción para Netflix, que se estrena el jueves.

El director de 49 años, nacido en Buenos Aires, ha tenido una variada carrera. Dirigió varios videoclips, entre ellos “Abarajame” y “Casa Jaguar” de Illya Kuryaki y los Valderrama y “Verano del 92” de Los Piojos. También incursionó en la ficción con “Clon” de 2001; AU3 Autopista Central, nueve años después, y estuvo detrás de algunos capítulos de la segunda temporada de la comedia Todos contra Juan. Sin embargo, su carrera saltó a la fama con “Carmel: Quién mató a María Marta”, la miniserie documental de cuatro partes emitida por Netflix en 2020, que fue uno de los éxitos del primer año de cuarentena.

Hartmann surge de un adelanto del documental de José Luis Cabezas en la 23° edición del Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires (Bafici), que prometía bastante. Las tres funciones, proyectadas en la sala Leonardo Favio del cine Gaumont, se agotaron y se escucharon fuertes aplausos tras el final del documental.

El director ya había visto un corte final cuando la producción revisó la mezcla de sonido y también en una sala del DAC (Directores de Cine Argentino), pero la recepción del público y la renovada Sala Gaumont con capacidad para 600 personas lo sorprendieron. “Es uno de los teatros más grandes de Buenos Aires y fue muy impactante. En lo personal, no me di cuenta de la potencia de la película hasta que se estrenó en el Bafici”, recuerda.

See also  El final de Stranger Things 4 y la serie Resident Evil encabezan los estrenos de julio de Netflix

—¿De dónde surgió la idea de asumir un caso como el del asesinato de José Luis Cabezas?
“Vino de diferentes sectores. En lo personal siempre me interesa la década del 90, esa es una época que me interesa mucho, el movimiento menemista. Con una de mis guionistas, Tatiana Mereñuk, hablamos de Eduardo Duhalde, Alfredo Yabrán y eventualmente de Vanesa Ragone, la productora que siempre siguió muy de cerca el caso por motivos personales y que tenía una relación con Alejandro Vecchi, el abogado de la familia Cabezas, me trajo un libro muy emotivo. Nos pareció que todo encajaba.

– ¿Cómo fue el trabajo?
– Entendimos que la manera de hablar de Yabrán y Duhalde está representada por el caso de Cabezas, que realmente fue un punto de inflexión, una historia muy fuerte, y que además es una historia que sigue demandando la memoria de los argentinos, mantiene. diciéndonos que recordemos. Nos pareció que ya había pasado bastante tiempo como para que los jóvenes en general no conozcan del todo la historia, y nos pareció bueno retomarla.

—¿Cuánto tiempo pasó desde la idea hasta el próximo lanzamiento?
“Un par de años seguro. Ha pasado mucho tiempo desde estas discusiones sobre el libro. En noviembre de 2020 cuando estrenamos “Carmel…” ya había algunos borradores del proyecto, empezaron algunas investigaciones, empezamos a rodar en abril del año pasado. Estas cosas son siempre dos o tres años desde el pensamiento hasta la aparición.

– ¿Cuál dirías que es una fuente que te “abrió” el documental, que te ayudó a narrarlo?
—La fuente que abrió todo fue sin duda Alejandro Vecchi, de la idea, porque sus libros son muy fuertes y emotivos y nos han inspirado mucho. Definitivamente comenzó a conectarnos con otras personas. Gabriel Michi (Periodista de Heads en la revista Noticias) también hizo su aporte.

See also  Netflix: los 5 mejores trucos para ver series online con amigos, ajustar subtítulos y más

— Y por el contrario, ¿quién no quería hablar ni salir?
— Había gente que no quería salir con la que hablamos. Gladys, la hermana de Cabezas, casi se mete, pero tiene su propia agenda y forma de conmemorar a José Luis y exigir justicia, y en un momento decidió que no le convenía aparecer en el documental. Hemos tenido estos casos y hemos tenido otros, como políticos que decidieron no estar allí desde el principio. Tratamos de llegar a todos los involucrados.

—¿Cuál dirías que es el tema principal que subyace al documental?
– Me parece que son varios, el primero y principal es la historia de un crimen bizarro, oscuro e intrincado, que a su vez conmueve a un país. De alguna manera es ambas cosas: es la historia, el drama, la pasión y la horrible muerte de un hombre sencillo cuya importancia es enorme y conmueve a una sociedad y la despierta a la corrupción, la podredumbre y el terror. Es el contexto y la historia, son algo inseparables.

—Tanto este documental como su trabajo anterior comparten puntos en común con los populares documentales sobre crímenes reales en Netflix. ¿Te sientes relacionado con este género o tus influencias son diferentes?
“No necesariamente mis influencias. Hicimos “Carmel…” y obviamente recibí muchas sugerencias de cometer un crimen real, pero no vemos a Cabezas como un crimen real, aunque en cierto modo es un crimen porque es literalmente un crimen real y doloroso. es, pero nuestra atención se centra principalmente en el drama personal de por qué un tipo común es asesinado de esta manera y en el contexto de cómo ha afectado a este país.

“El documental de José Luis Cabezas es ante todo una película política, más que un crimen real. Hicimos que fuera lo más cautivador posible para la audiencia”.

– ¿Cómo lo definirías?
– Para mí es sobre todo una película política, más que un crimen real. Obviamente entiendo que lo logramos, no seré ingenuo, lo más ameno y educativo posible para todo el público y somos contadores de historias, audiovisuales, tratamos de hacer una película que atrape al público y no lo deje. Pero para mí es una historia política de un país que de repente descubre este crimen terrible y siente que es contra la sociedad y contra la sociedad y comienza a abrir los ojos a una realidad muy terrible, que de este crimen parece sumar todo lo anterior.

See also  Charlie Hunnam (y más actores) en 'Rebel Moon', la película de ciencia ficción de Zack Snyder de Netflix - Noticias de cine

—¿Hay diferencias narrativas entre “Carmel” y el documental de Cabezas?
— “Carmel” también es un crimen, pero para mí es un poco como una telenovela y también es un reflejo, un ejemplo de nuestra sociedad, en otro momento de la Argentina y de lo que crean los medios. No es que esté interesado en cometer crímenes reales, lo que más me interesa es todo lo que me rodea. Quizá estos crímenes sean la manera de hablar de otras cosas.

-¿Algún proyecto en el que quieras avanzar?
—Estoy involucrado en bastantes proyectos, en particular estoy comenzando la producción de otro del que no puedo decir mucho, pero también es para la plataforma y es una historia muy impresionante.

—Usted también estrenó otra película en el Bafici…
—Estoy muy feliz porque estrené el documental El Nacional, que es el retrato de un año del Colegio Nacional de Buenos Aires. Creo que es una historia muy bonita y no tiene nada que ver con esta. No es Netflix, es súper pequeño, son como dos caras de la misma moneda. Somos contadores de historias, siempre estamos buscando historias que contar que, sobre todo, nos hagan pensar, eso es fundamental.