“He recuperado mi casa después de diez años, pero ahora es propiedad de un fondo de inversión”

Manuel hizo subastar su casa en 2012 por adeudar un pago de hipoteca. Menos de 1.000 euros. A fin de año, justo en su cumpleaños, se sentó con su familia para comunicarles una dura realidad; estaba teniendo muchos problemas para pagar la casa. Decidió ir a su sucursal del Banco Popular “el de toda la vida” para intentar renegociar con el director unos honorarios más asequibles que le permitieran seguir al día en un mal momento económico para él. Le dijeron que sí, que lo estudiarían. Pero era una mentira. Esperaron a que pagara la deuda de un mes y subastaron la casa.

La hipoteca que había firmado Manuel tenía en letra pequeña la cláusula 6 bis. Esa cláusula dice que el banco puede reclamar la totalidad del préstamo con una sola cuota impagada. Manuel nunca lo leyó y se encontró así de la noche a la mañana. Para colmo, los 120.000 euros que había pedido se separaron en un préstamo de 70.000 y una póliza de 50.000, que tuvo que pagar a la vez. Algo que terminó por arruinarlo poco a poco.

Al no tener una vivienda alternativa, Manuel decide quedarse en casa mientras espera el desalojo. La lentitud de los tribunales juega a su favor, y en 2013 se beneficia de una moratoria para deudores vulnerables, lo que hace que sea más difícil que lo echen de la casa. Pero sigue con la angustia en el pecho. Esa moratoria se ha extendido hasta hoy y Manuel ha podido quedarse en su casa, siempre con la amenaza de estar en la calle en cualquier momento.

Documentación de Manuel recopilada de su proceso judicial. Francisco Calabuig

See also  Todo lo que necesitas saber sobre intereses


En el año 2020 decide cambiar de estrategia e iniciar una batalla legal para recuperar su casa. Ley 5/2019 reguladora de los contratos de crédito inmobiliario Significa un antes y un después. El texto dice que es necesario adeudar un mínimo de doce cuotas para que un banco pueda reclamar la totalidad del préstamo. tu abogado María José Alamar, experta en vivienda de Aliter Abogados ve una vena y presenta una demanda.

Después de casi tres años y dos juicios ganados contra el Banco Santander (que absorbió al Popular) las Cortes dieron la razón a este valenciano. Su hipoteca tenía cláusulas abusivas declaradas ilegales. El banco tiene la obligación de devolver el préstamo para que Manuel pueda terminar de pagar su hipoteca.

Una victoria que se truncó muy rápidamente. Cuando Alamar acudió al Registro de la Propiedad para que traspasara la casa a nombre de su cliente, descubrió que ya no era de Santander, sino de expedienteun fondo de inversión (100% propiedad del banco) creado expresamente por la entidad para sacar de balance sus activos tóxicos de vivienda. Santander dejó su piso en este fondo poco después de que se iniciara el proceso legal. “Básicamente llevamos años quejándonos a una empresa que ni siquiera es la propietaria de la vivienda”, denuncia Alamar.

“El banco ha jugado una especie de juego de trileros con la casa, un ‘dónde está la pelota’”, explica la abogada María José Alamar.

‘Servicers’ y fondos de inversión

El propietario, en realidad gestor del fondo, es Aliseda. Es un “servicer” (asset manager) que gestiona, entre otros, la mayor parte de la cartera de viviendas del fondo buitre Piedra negra en España. Además de esto, también tiene acuerdos con grandes bancos como el propio Santander. “Ahora, después de cinco años de batalla legal, son ellos los que reclaman”, dice Alamar. Es decir, los que tenían la casa desde el principio.

See also  Prestamype: tres pasos para obtener un crédito desde S/ 20 mil estando en Infocorp | PUBLICIDAD

“El banco ha jugado una especie de juego de trileros con la casa, un ‘donde está la bolita'”, explica Alamar. “Ha creado una SL para sacarla de los balances y evitar que sea fácil si ganamos devolver la casa”. Tal y como denuncia el letrado “Yo sólo quiero la propiedad para devolver a mi cliente y que pague la deuda que le corresponde poco a poco, en términos que pueda asumir. Pero no nos dejan, ahora es muy complicado que vuelva a su nombre”, resume.

Según explicó el abogado “El banco no esperaba que le ganáramos y por eso hizo este movimiento. Llevamos cinco años peleando con alguien que no era el dueño de la casa y tampoco avisó al juez”, dice. “Es una táctica que nos hemos topado varias veces, los bancos la usan por si acaso, en un escenario muy raro, pierden”.

“El banco le está enviando cartas a mi cliente reclamando la totalidad del préstamo”, dice Alamar.

Además de esto, como explica Alamar “el banco está enviando cartas a mi cliente reclamando la totalidad del préstamo, cuando la casa ni siquiera es suya, sino de Limara. Pero ella le envía cartas directamente a él”, denuncia.

En definitiva, el banco transfirió la casa a este fondo justo al comienzo de la disputa legal y sin informar al abogado o al juezque llevan más de cuatro años batallando con alguien que en realidad ya no es dueño de la vivienda.

Ahora mismo lo único que quiere Manuel, después de años sentado en los tribunales contra un banco, es poder pagar lo que le queda de deuda como cualquiera y seguir en casa. “Después de tanto tiempo he recuperado mi casa pero ahora es propiedad de un fondo de inversión. Yo lo único que quiero es ir pagando poco a poco la parte del préstamo que me queda y estar tranquilo”, dice.

See also  Multan al Banco de Desarrollo Económico por no encontrar pruebas en el caso de la venta de su cartera de créditos

x