Los precios de la electricidad en Francia y Alemania rompen récords; pide racionar energia

Los precios mayoristas de electricidad para 2023 en Alemania y Francia alcanzaron máximos históricos el viernes, con 850 y más de 1.000 euros por megavatio hora (851 dólares y más de 1.001 dólares), respectivamente.

Francia, 27 de agosto (RFI).– El arranque de precios -que rondaba los 85 euros el megavatio hora (85,1 dólares) hace un año- se debe, entre otros motivos, al descenso del remisión de gas ruso a Europa desde desavenencia en ucrania. Muchas centrales eléctricas usar gas para suscitar electricidad. Como el gas apto no es fiable, su precio además es niveles récord.

En Francia, el falleba de reactores nucleares por problemas de corrosión, especialmente, además impulsó el precio récord. Sólo 24 de los 56 aviones franceses funcionan ahora mismo.

Los países de la Unión Europea (UE) están implementando planes para parquedad energético y sobriedad –como el desvaído noctámbulo de rótulos luminosos– por el peligro de apagones en el invierno nórdico.

En concreto para este mes de diciembre, el megavatio-hora francés ya cotiza por encima de los 1.600 euros, un nivel extraordinariamente stop. Foto: Eduardo Parra, Europa Press.

Más allá de estos dos países, toda Europa se ha manido afectada. El primer ministro checo, cuyo país ocupa la presidencia de la Unión Europea, anunció el viernes que su país convocaría una reunión de emergencia.

LAS CAUSAS

La arranque de precios tiene varias causas, empezando por el agotamiento de los flujos de gas rusos con destino a Europa desde el principio de la desavenencia en Ucrania: muchas centrales térmicas utilizan gas para suscitar electricidad.

A medida que el gas se vuelve más escaso, su precio además está alcanzando niveles récord.

En Francia, solo 24 de los 56 reactores nucleares de la empresa EDF están en funcionamiento actualmente, oportuno principalmente a un problema de corrosión, que reduce la producción eléctrica francesa a un nivel históricamente bajo, y eleva mecánicamente los precios.

En concreto para este mes de diciembre, el megavatio-hora francés ya cotiza por encima de los 1.600 euros, un nivel extraordinariamente stop.

See also  Familia de Abigail rechaza lectura de suicidio en calabozo de Oaxaca

ESCUDO FIN DE TARIFA

Aunque los gobiernos buscan tranquilizarse públicamente contra cualquier peligro de cortes de energía en sociedades que se han acostumbrado a la comodidad de la electricidad continua, los mercados cuentan una historia diferente, con comerciantes dispuestos a comprar electrones a más de 10 veces el precio que tenían hace un año. .

Los estados europeos han manoseado decenas de miles de millones de euros este año para proteger a sus ciudadanos del aumento de los precios, pero este “escudo” es cada vez más difícil de financiar.

El precio medio de la electricidad este miércoles será de 165,59 euros/MWh. Foto: Martin Meissner, Archivo, AP.

El ejemplo de Reino Unido así lo demuestra: el regulador anunció el viernes que las tarifas reguladas de energía subirán un 80% a partir de octubre en el país, y que las facturas de gas y electricidad podrían retornar a subir “significativamente” en 2023.

En Francia, el presidente Emmanuel Macron llamó este miércoles a la “unidad” frente a el fin de la “abundancia”. Hizo un llamado a la “sobriedad energética” ya que decenas de miles de clientes cambian de proveedores privados de electricidad a la compañía energética estatal, EDF, y su tarifa fija.

También en este caso, algunos hogares tendrán que respaldar más por su energía el próximo año, ya que el escudo tarifario financiado por el Estado francés desde el pasado otoño será sustituido en unos meses por ayudas dirigidas a los más pobres.

Toda Europa está preocupada por su suministro. La rica Suiza se pregunta si podrá importar electricidad alemana o francesa el próximo invierno, como suele hacer cuando sus represas hidroeléctricas se secan.

See also  La izquierda celebró en la calle la crimen de la reina Isabel II y pidió la devolución de las Islas Malvinas

La Unión Europea y sus Estados miembros están implantando planes de parquedad energético y sobriedad. Será necesario concretar qué industrias y empresas tendrán prioridad y cuáles tendrán que aminorar o incluso detener la producción.

El plan de Bruselas -que aún debe ser validado por los Estados miembros- prevé que cada uno de los 27 países reduzca su consumo energético en al menos un 15% entre agosto de 2022 y marzo de 2023 respecto a la media de los últimos cinco abriles en el mismo período.

Radio Francia Internacional