“Otra muestra de la Iglesia sectaria y clasista”

el exsenador Miguel Aquel Picketto calificó con dureza la culto celebrada el sábado en la catedral de Luján por cristina kirchner tras el ataque sufrido por el vicepresidente, y señaló que el Papa Francisco parece “estar enojado con los argentinos”.

“Me pareció otra vez otra muestra de esta Iglesia argentina sectaria y clasista. El arzobispo que dio la misa podría ser un militante del Gobierno. Lo apoyaban algunos que tenían las consignas del Padre (Carlos) Mugica”, dijo Pichetto durante una entrevista este domingo en Radio Mitre.

“Fueron protomontoneros. Se dan todos los gustos. Entonces los sacerdotes asimismo cantaron. La verdad patética, patéticaagregó el exsenador peronista por Río Negro.

Pichetto cuestionó el carácter de la ceremonia realizada el sábado en Luján, “No es una Misa que llama a la unidad de los argentinos. No es una Misa ni una Iglesia que se preocupe por ese tema”, dijo.

“Nunca escuchamos a la (Conferencia) Episcopal, ni al Papa, por supuesto, haciendo una reflexión sobre la paz, la convivencia social y la armonía de los argentinos. es una palabra que falta”, subrayó el excompañero de fórmula presidencial de Mauricio Macri en 2019.

La culto organizada el sábado por el kirchnerismo fue oficiada por el prelado de Luján, Jorge Scheinig, quien inició su mensaje diciendo que vivimos “un momento sumamente delicado. La paz social es frágil y está amenazada. eso.”

Durante su mensaje, Scheinig ensayó una disculpa por el giro que había tomado la reunión. “Cuando el alcalde de Luján me propuso hacer esta misa, le dije que sí, que me pareció bien. Pero quiero pedirle disculpas, desde el fondo de mi corazón. Quizás no invité, no comuniqué y un malentendido se generó”, dijo el arzobispo.

See also  Resisten aparición de amigo de Mayor Kirchner a la Corte de Santa Cruz: no está registrado

contra el papa

Pichetto comparó la situación actual con la que se vivía en 2001, y pidió otra posición a la Iglesia Católica que busque suturar las divisiones políticas y sociales entre los argentinos.

“En el 2001 había una iglesia comprometida, expresada por Monseñor (Jorge) Casaretto, Monseñor (Justo) Laguna, que había trabajado para reconciliar a los argentinos en un momento de mucha dificultad. Había una construcción de diálogo, una voluntad común”, el ex dijo el senador.

Y asimismo le exigió otro protagonismo al papa Francisco, aunque destacó algunos gestos del excardenal argentino.

“Creo que en este momento se necesitaría una voz más poderosa. Me ha parecido acertadamente que el Papa la haya llamado vicepresidentaSeñaló sobre la comunicación de Francisco con Cristina Kirchner luego del ataque que sufrió la expresidenta en la puerta de su domicilio en el alfoz porteño de Recoleta.

Pero aseguró que “en Argentina hace falta un mensaje más profundo del hombre que también ejerce el máximo poder en el Vaticano. Un mensaje a los argentinos, algún cariño, que pueda reflexionar sobre la base de un reencuentro fraterno”.

“Eso nunca estuvo de su lado. Parece que está enojado con los argentinos“, Él concluyó.